domingo, febrero 13, 2011

nocturno..

tengo esta noche la nostalgia perdida y el corazón impaciente como después de luchar una guerra sin ganador alguno, como dos rivales enamorados apuntándose con algún arma mortal.. todo quedó allá en la sala, las botellas, las copas, el barco, el edén y toda tu ropa regada por el suelo.. qué buen juego hace aquel vestido mostaza con la luz que entra por la ventana..

no sé si me querías o si me esperabas o si simplemente soy un titular más de tu periódico de excelente circulación.. “encuentros diplomáticos” o tal vez “política indiscreta” podrían ser lo que salga mañana como conclusión de ese acto tan inconsciente de ti como lo es arañarme la espalda… otra copa de vino camino a la ducha, un poco de cabernet en el proceso exploratorio de mis dedos en tu vagina y jugaremos algunos sets de aquí para allá sin un matchpoint… bosque misterioso el de tu pubis, un rodeo a las murallas de tu ciudad donde guardas tu frágil corazón y yo que me siento tal ciego muriéndose por ver en colores toda aquella luz que desprende tu cuerpo cuando se mezcla el sudor con los reflejos de la luz.

mujer que subes y bajas la escalera del placer que te regalo como un capitán de navío que desconfía de la marea… pensarás que la única solitaria esta noche eres tú y que yo no necesito compañía, pero en realidad somos dos esperando lo mismo, cariño recíproco o amor sincero y afuera multitudes de enamorados se regalan sinceramente lo que tú y yo somos expertos fingiendo.. y mira la luz de la luna que alumbra el tatuaje de mi espalda y que hace buen juego con tu vestido mostaza tirado en el piso..

desconfía ella de lo hipócrita de nuestras ganas..


5 comentarios:

Zay dijo...

Que seductor.

anahi dijo...

qué gráfico, en fin, me gusta leerte desde hace un tiempo, pero es la primera vez que te comento, saludos.

MariAn Leal dijo...

"Fingir para no amar"
Recuerdo haber leído eso una vez acá.

JesSchajris dijo...

Seductor e hipocritamente irresistible myself....

Parvati dijo...

Un poco de cabernet... deliciosamente esquisito...se me antojo... excelentes tus relatos...