lunes, mayo 22, 2017

en algún lugar, muy lejos en Narnia

Estando en mi oficina, lleno de papeles y otras cosas noté que uno de los chat que uso poco sonó y era alguna chica con la que salí en algún momento, en otra vida, hace tanto tiempo. Un poco extrañado por aquella aparición, le respondí como esperando que le pasase algo o que necesitara algún tonto favor pero no, ella con un Revisa tu Correo Myself y yo corriendo para matar mi curiosidad, supe por fin lo de que ella quería. A mi correo me envió algunos vídeos que filmó, un día cualquiera cuando estábamos teniendo sexo en un ascensor de algún edificio por allá, en algún lugar de la lejana Narnia.

En ese video claramente se veía cómo ella lo disfrutaba y la malicia de mi mirada mientras le hacía cosas que eran mucho más importante para ella que para mi, pensaba yo en aquel momento para mis adentros que ya lo había hecho en un ascensor subiendo y bajando por aquellos veinte pisos y que sólo me faltaba follar en un transbordador espacial, pero ese era yo aquel día, mi yo de hoy estaba pensando en otra cosa que no tenía nada que ver con el morbo de tener a una mujer pegada contra en espejo empañado a horas de las madrugadas en una caja que subía y bajaba por allá en el lejano reino de Narnia.

Lo primero que se me quedó en la mente fue la fecha y ahí empezó todo aquello que me llevó lejos del morbo que ella buscaba. Aquella fue alguna noche de Marzo del 2015 y pensé ¿Qué estaría haciendo mi novia aquella noche? ¿Estaría ella en otro ascensor o en alguna cama con otro hombre cogiendo y follando? Y de repente, me volví absolutamente loco y celoso, fuera de mi, completamente ido de todo. Maldije por no haber sido el primero que besó sus senos o por todos y cada uno de los hombres que antes de mi en algún momento le hicieron el amor.

Muero de celos escribiendo esto como moría de celos mientras lo pensaba, ahí en mi oficina viendo como le daba duro a otra en aquella noche, en algún lugar de Narnia y es que ella una vez cuando tuve un ataque de celos injustificado me reclamó que yo me he acostado con una veintena de mujeres por cada hombre que le ha intentado agarrar la mano y seguramente es cierto, pero es que a mi no me importa si me he follado a un millón de mujeres por cada hombre que le ha tocado una teta, sencillamente me muero de celos. Mierda, y sé que esto no tiene sentido y no es racional, pero mientras más lo pienso más celos me da.

Me invadieron pensamiento oscuros y descabellados, mientras la otra fulana por el chat intentaba recordarme el olor de aquel ascensor, yo sencillamente pensaba en que adivinando por puro cálculo de lo poco que por mis celos han dejado que mi amada me cuente, creo que mi novia ha estado con 4 hombres antes de mi, diremos que 8 hombres antes de mí, puesto que las mujeres son mucho más discretas que los hombres y aunque yo me he acostado con 4 mujeres diferentes en un mismo día y no lo he hecho una, sino varias veces, pues aquellos 8 o 4 hacen que muera de celos como un loco. Maldita sea ¿Por qué yo no fui el primero y el único? y si ustedes me pidieran que hiciera una lista de las mujeres que me he llevado a la cama, sencillamente no podría hacerla, ahí estaba yo, sentando en mi escritorio completamente descarado y celoso, estaba completamente fuera de mi.

Fueron como 15 minutos que se volvieron mil horas en mi mente, pensé en todo lo que no debía pensar. Me llené de inseguridades y dudas, las cuales nunca aclararé, nunca sabré si he sido para ella el mejor amante, el que se la ha cogido y follado mejor y esto no tiene nada que ver con hacer el amor, hablo de follar, de ser un amante y un semental. 

¿Y si otro se la ha follado mejor que yo? 
¿Le he dado yo más duro que todos los 8 o los 4 juntos? 
¿Y qué mierda me importa eso si ella está conmigo ahora?

..desde hace mucho soy yo el único que le quita la ropa

La otra fulana con un ¿Cuándo nos vemos? Myself, deberíamos ir a comer a donde siempre íbamos a ver cómo nos va, intentaba llamar mi atención, ya que pensó que los vídeos no me habían importado, pero lo que no sabrá nunca es que gracias a ellos me volví loco de celos por mi mujer, celos, celos, celos, celos.. me dan celos que no fui el primer hombre que le tocó una teta y muero de celos porque tampoco fui el primero…

Que la puso en 4 y la agarró por el cabello. 



jueves, marzo 09, 2017

de seguro no soy un hombre fácil de llevar..

A veces decir te amo es tan complicado que la mejor manera es decirlo es de la forma más simple, demostrarlo es algo de todos los días y equivocarse siempre será una opción, es que en la vida te enseñan muchas cosas, pero nadie te enseña la manera correcta de amar. Cada quien ama como le nace, en mi experiencia, yo amo pasionalmente y eso es algo muy contraproducente cuando sólo sientes sientes sientes y sientes sin pensar mucho. Si no te provoca lanzarla desde un balcón de cuando en vez, entonces tú no amas a esa mujer. Todos demostramos amor de maneras diferentes y nadie ama de la misma manera, sólo tú sabes si amas o no y sólo tú sabes cómo amas.

Cuando era más joven siempre pensé que amar era algo de detalles grandes, peleas majestuosas por esa pendejada que “después de una gran pelea viene una gran reconciliación”. Hoy, después de algunas maravillosas mujeres en mi pasado, creo que ya aprendí a amar de la manera más sencilla posible, de la mejor, es cierto que no importa a quien amaste “más” sino a quien amas mejor. Yo a ella la amo mejor, no puedo decir que más o menos que a alguna de mi pasado, porque esas cosas no se pueden cuantificar, pero si siento que la amo mejor.

Es curioso, pero, siempre que leo un poema sencillo o escucho una canción donde amar es sencillo, de una vez la asocio con ella. Ya nada de esa mierda pavosa de amar escuchando canciones de Radiohead. Yo la amo a ella con canciones sencillas, la amo cuando tiene el periodo y está amargada, cuando se molesta por mis chistes sin sentido, también la amo cuando me pregunta si tengo hambre y hace cena para los dos o cuando me da masajes en las piernas después de los “legs day”. La amo tanto que cuando discutimos, mi yo del pasado hace rato la hubiese dejado, pero mi yo del presente sabe que ella es la perfección que mi vida esperaba. Nunca habían visto mis ojos una mujer tan mal humorada y tan hermosa, todo al mismo tiempo.

Ni idea si pasaré el resto de mi vida con ella, al menos si todo llega a salir mal, es la primera vez que estoy seguro que hice lo que pude y más. Creo que si ella se llega a marchar un día cualquiera, no encontraré de nuevo a nadie, dejaría ella el estándar de “lo que mi vida quiere” tan alto, que no se igualaría tan fácil, es que no sé cómo explicarles, pero muchas veces la veo dormir y sólo pienso “cómo puede ser tan bella” “cómo puede tener tantas virtudes” “cómo diablos ella me hizo caso a mi, siendo tan perdedor y tan normal”. Amarla a ella es algo tan pasional, de seguro no soy un hombre fácil de llevar y vengo con un montón de defectos y metidas de pata, pero ella lo intenta.

y sus intentos son los que me tienen tan enamorado.



lunes, febrero 20, 2017

mi amiga de hacer ejercicios


Hoy salí a correr con mi amiga de hacer ejercicios, ella y yo nunca hablamos de nada, sólo nos escribimos cuando queremos salir a correr y eso hacemos, en 8 kilómetros nos ponemos al día, nos contamos todo y nos terminamos de conocer más. Con el pasar de los años, esas mañanas de correr y conversar son menos frecuentes por su estilo de vida y por el mío y para ser sincero con ustedes amigos lectores, dentro de unos años o dentro de alguna década o de dos quizás, siempre recordaré todas esas mañanas de salir a correr y comprarnos un agua, porque un día la compra ella y luego la compro yo, ella es mi amiga de hacer ejercicios, de correr algunos días.

Cuando estoy peleado con mi amada, me relaja mucho salir a correr con mi amiga. Es una mujer que me escucha y mi relación con ella es “algo asexual” y aunque he visto a esa mujer desnuda, desnuda de alma, cuando me cuenta sus secretos y sus inseguridades, sus problemas y sus verdades. Nunca hemos tenido algo amoroso, sencillamente cuando ella necesita con quien hablar y yo necesito con quien hablar, pues vamos a correr, aunque últimamente soy yo el que necesita correr y no ella. Es mi amiga de hacer ejercicios, la que me entiende sin proponérselo, la que me escucha sin juzgarme y la que me lleva el ritmo al correr y duerme tan poco como este servido, para madrugar antes de la oficina y salir a golpear el asfalto con algo de buen rock en el Ipod.

Ella ni me llama en mis cumple años ni yo la llamo a ella, no somos de salir al cine o a comer, pero cuando estuve a punto de comenzar una guerra contra algún sujeto por celos, ella fue quien me detuvo y me aconsejó, de igual manera cuando ella tenía ganas de comenzar una relación con un hombre casado, fui quien la alejó de aquello. ¿Tienen ustedes alguna amistad que los conoce sin filtros? Muchos de mis amigos se sorprenden cuándo les he dicho que en la vida he metido el pene entre esas dos piernas, esa mujer es especial para mi… sabe qué preguntas hacer y cuáles preguntas obviar, es como si fuese mi conciencia y lo hace bien, es bueno escucharla, tengo suerte de tenerla, es que su amistad y la mia sólo ella y yo la entendemos.

Hoy salimos a correr, no tan temprano como de costumbre por ser domingo, salimos a correr después de mediodía, aprovechando la baja temperatura que azota a Caracas en este mes de febrero, sin sol y con frío y con mucho Korn y Limp Bizkit de fondo, salimos a correr un domingo después de mediodía, cómo teníamos años que no hacíamos, ella y yo somos madrugadores a la hora de correr y nocturnos a la hora de amar, a la hora de escribir, a la hora de olvidar y de odiar… somos iguales a la hora de extrañar, nocturnos para los sentimientos y madrugadores para drenar.

Hoy mientras le contaba mis problemas de casa y ella con su conclusión de que eso es un tema más de fondo que de forma y es más de lo mismo pero diferente me hizo una pregunta:

¿Cómo la amas a ella?

Y me quedé pensando por un kilómetro y medio o tal vez por dos. Soy un sujeto inmaduro, agresivo, impulsivo, romántico, inseguro y leal. Pero antes todo, aunque no soy músico si soy un tipo muy musical y le respondí:

¿Te puedo responder el cómo la amo con una canción? Si puedo, entonces la amo cómo: “Quiero ver” de “Café Tacuba” y para los que me conocen y los que no, este humilde servidor que deja sus vivencias en este Blog, no suele escuchar música en español y ni idea de porqué mi amor por ella es de esa forma, así como es esa canción y mucho menos de el por qué se me vino esa canción a la mente, pero si, así es como la amo hoy día.

Ella tuvo que hacer una pausa en la carrera, pedirme mi teléfono y buscar la canción en Youtube, luego de escucharla, me dejó una sonrisa pícara, de esas que ella sólo sabe dar, de ese tipo de sonrisas que son su firma y su carta de presentación y me dejó saber toda su opinión sobre mi pelea tonta y mi situación:

Creo que los dos apenas y luego de tanto tiempo juntos es que realmente se están comenzando a sincerar y hay muchas inseguridades de lado y lado, ansiedad por escapar o por estar juntos, ustedes no son diferentes a muchas parejas. Una mujer dominante que quiere a un hombre que cuide de ella y se buscó a un tipo tan dominante como ella, entonces le gusta cuando le conviene, pero le molesta cuando le estorba. Luego estás tú, que amas su independencia, pero te jode cuando eres víctima de ella. Mete todo eso en una licuadora, luego sumas la convivencia de pareja que no es para nada fácil y el mal humor de los dos cuándos se sienten atacados o cuando no tienen la razón y queda lo que hay hoy. Si en realidad la amas como dice esa canción deberías demostrárselo y si ya ella lo sabe, pues eso es lo que toda mujer está buscando y lo tiene en ti porque por algo no te ha mandado para el coño, no es pendeja. Los dos deberían sentarse y aprender de sus peleas y de sus fracasos como pareja y dejar el orgullo a un lado. Además, agarra el teléfono y escríbele por muy pendejo que sea, busca una excusa para saber de ella que mira la hora que es y no han hablado hoy.

Y cuándo alguien tienen razón ¿Cómo se la quitas? Después de toda la pelea, ella salió corriendo rumbo a casa de sus padres y se le quedó un cargador. Esa fue mi excusa para escribirle, inmediatamente respondió y luego de negociar por muy poco tiempo ella aceptó regresar a casa mañana y ya veremos cómo nos contentamos.

Para mi es súper complicado el tema de la convivencia, porque sencillamente nunca había llegado a este nivel de relación con alguna otra. Me cuesta mucho aceptar ese sentimiento de que la amo tanto, pero al mismo tiempo la quiero lanzar por el balcón, para luego bajar y ver si “cayó bien” y curarle las heridas después de aquella caída tan aparatosa. Es difícil tener problemas de pareja, los cuales son normales y no sólo pelear por pelear o ignorarlos porque ¿Bah.. ella no me importa? En este punto, ¿Saben qué es lo más difícil? Tener un problema y decidir: No, esto no lo podemos dejar pasar, no lo puedo dejar pasar y no quiero que vuelva a pasar, no me gusta, ¿Qué a ti tampoco te gusta? ¿No estás de acuerdo conmigo? Bueno, entonces vamos a buscar un punto medio donde podamos caminar los dos.

De eso están construidos los matrimonios bonitos, las relaciones duraderas…

De mucho amor y de muchos puntos medios. 



lunes, enero 16, 2017

siempre habrá tiempo.


Déjame que te sienta, como te siento 
que para no sentirte, siempre habrá  tiempo. 

Déjame que te conozca, como lo hago,
yo te comprendo, aunque no lo sepas,
es que yo te leo sin que lo sospeches,
mientras me hablas o cuando duermes.

Déjame que te recorra, que te explore, 
que te llene y te desborde,
que te disfrute, que te goce,
que te viva y que te acepte. 

Déjame entrar, a tu morada,
alejándome no conseguirás nada,
es que soy terco, necio y obstinado,
y estoy sinceramente enamorado.

Déjame que te sienta, como te siento 
que para no hacerlo, siempre habrá tiempo.



martes, diciembre 27, 2016

Astronauta, Navegante y Amo de Casa Integral

Un día fui al espacio infinito y majestuoso, y con mis manos le bajé una estrella. Ojalá hubieran estado ahí conmigo, era la estrella más hermosa de todas, la más lejana, era una estrella que ningún otro astronauta había bajado para alguna princesa, y yo la bajé sólo para ella. Pero a ella no le gustó todo el ruido que hice con mi cohete, todo el desorden del lanzamiento espacial, tampoco quería una estrella ¿Para qué coño quiero yo una estrella? Es que ella no me pidió una estrella y al parecer tampoco la necesitaba.

Pensé días después, en que era buena idea el secuestrar a una sirena. Comparar bellezas entre aquella sirena y ella, pero ella no estaba interesada… ¿Para qué trajiste una sirena? No le importó los peligros a los cuales me enfrenté para demostrarle que no había nada más hermoso en toda la tierra que ella, que ni una sirena podía competir con su hermosura… tal vez no era la sirena que esperaba, o sencillamente sólo quería a otra sirena. Aunque creo, que no le interesaba ser más bonita que alguna otra, de seguro si necesitaba que se lo demostrara, pero… ¿Con una sirena? Sentí que no era suficiente con mi amor, con mis palabras… necesitaba algo que le demostrará que ella es lo más hermoso en la tierra, pero claro... de nuevo... ella no me pidió una sirena...eso me pasa por pro activo y motivado, por sobre intentarlo todo. ¿Una sirena? Hay que ver que soy bien estúpido.

Otro día de nuestro largo, pero tan corto amor, ella de repente murió. Honestamente no sabía cómo vivir sin esa mujer, y de esa forma bajé al mismo Hades y sorteé muchos problemas, pagarle todo mi oro al barquero, pelear con cerbero. Gracias a mi astucia y algunos de mis artilugios, pude llegar hasta donde estaba ella en ese infierno. Maté a muchos de sus demonios y me enemisté con muchos de los míos y pues si… una vez que pude sacarla del infierno, una vez cuando nos dio por primera vez de nuevo la luz del sol, ella se molestó... “No necesitaba que fueses por mi” “Yo estaba muerta en el infierno, pero puedo sola, no podía salir, pero tampoco te necesitaba” y así fue, cómo me volví enemigo del rey del infierno y a ella no le importó absolutamente nada de eso. Es que ella no podía sola, pero no me necesitaba.

Luego vino el día donde me reinventé como hombre para hacerla feliz. Acepté de buena manera que ya las motos y las salidas de noche no tenían cabida en mi mundo con ella. Dejé de usar camisas, al menos que la tuviera agarrada de la mano a ella y decidí que pensar siempre en el bien común era mejor que pensar sólo en uno mismo, es que en mi mundo con ella no tenía cabida el egoísmo. Se los juro, por ella hasta dejé de tener esas conversaciones conmigo mismo que tanto me gustaban, es que a mi yo interior no le agrada mucho mi yo amo de casa. ¿Y adivinen qué? ¡Exacto!  Ella no me pidió absolutamente nada, tampoco le interesaron mis cambios o no los notó, es que al parecer eso estaba escrito en las letras pequeñas de amarla a ella. 

Aquel día cuando comencé a hacer cosas que la hacían feliz, sencillamente para verla sonreír ¡Lo recuerdo como si fueses ayer! Esa fue otra situación muy extraña. Luego de un tiempo esas cosas que la hacían feliz ya no funcionaron, es que al parecer amigo lector, soy muy torpe y las hacía todas mal. Es que mis títulos universitarios y todos mis conocimientos no me prepararon para fregar todos los platos de manera perfecta o para doblar las sabanas con la medida exacta. Es que siempre lo he dicho, soy muy torpe y no sirvo para algunas cosas. En ningún trabajo te premian por intentarlo y saben qué, en el amor tampoco. Seguramente ella pensaba que hacer las cosas mal es uno de mis talentos, o es que me divertía sencillamente discutir con ella por un trapo de cocina mal puesto.

Cómo olvidar, aquel día cuando me di cuenta o es al menos lo que pensé en aquel momento, que por cada cosa que hacía mal, que, por cada defecto, tenía yo como cuatro millones de virtudes, pero obvio. Un defecto mata cinco millones de cosas buenas y como me faltaban un millón más, entonces los defectos ganaron. Luego pensé en todos sus defectos y yo la acepté con cada uno de ellos, aprendí a vivir con los que pude y aprendí a sentir indiferencia por el resto. ¿Sus esqueletos en el armario? La dejé vivir con ellos, pero yo los míos si los tuve que convertir en dominio publico.

Mientras escribía esto, tiré toda la ropa limpia, recién lavada, que tenía en la cama...al suelo. ¿Por qué? Me cansó tanto orden y me quité los zapatos y los tiré por ahí, cerca del televisor y subí los pies en la mesa mientras escribo y escuché su voz en mi mente “La mesa no es para subir los pies” ¿Pero saben qué? Yo fui quien compró la puta mesa.

Al parecer a una mujer no le importa si le bajas una estrella, si navegas veinte mil leguas de viaje submarino por demostrarle que es hermosa, tampoco le importa un bledo si bajas hasta el infierno por ellas. Si no sabes fregar bien un plato y no eres un amo de casa adivino, integral y perfecto.

Se limpian el culo con el resto.