viernes, abril 10, 2015

amor sencillo.


Mi manera de amarte es sencilla:
te abrazo y te aprieto hacía mí
como si hubiera un poco de amor nuevo en mi corazón
y yo te lo pudiese dar con el cuerpo.

Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.

Y casi no sé más. Yo sólo quiero
estar contigo en paz y al estar en paz
que nos amemos poco a poco
como ambos tenemos años que no amamos.


sábado, abril 04, 2015

hoy no tengo ganas de escribir.


-¡A qué no te atreves!
-¡A que sí!
-¿Seguro?
-Claro ¿por qué no?
-No sé ¿lo hacemos?
-Ah pues ¿vamos?
-Estamos locos
-Sí ¿y?
-Dale, rápido, rápido, antes de que te arrepientas.

Y prendí el carro y terminamos en un sitio nuevo ella y yo… y hoy no tengo muchas ganas de escribir, es que ya se me había olvidado que para ser feliz se necesitan tan pocas cosas, que me provocó venir a recordárselo a ustedes.

A veces pensaras que la felicidad no está hecha para ti… pero..

recuerda querido lector, te lo digo yo, que a veces para ser feliz..

se necesitan tan pocas cosas..


Ella era la novia de un pana..


Salir con una mujer casada nunca termina bien, menos cuando se encariñan la mujer casada y el hombre amante, es como cuando eres niño y se te antoja el juguete del vecino. Hay un juguete que le envidié al vecino tantos años y en una relación de este tipo lo peor no es ser el  hombre engañado sino ser el amante enamorado.

Él y ella tenían 9 años juntos, ella pensaba que él era el hombre de su vida pero ella también tenía mucha curiosidad del mundo, primero comenzamos con besos, luego con cama una vez al mes y luego con cama dos veces por semana y estoy seguro que ella cuando llegaba a su casa sentía culpa, pero la curiosidad era mucho más poderosa y no importaba lo reciproco que era nuestra relación, ella siempre regresaba al otro día con él… siempre regresaba.

Lo jodido de todo fue cuando ella también comenzó a mentirme, las mentiras comenzaron cuando empecé a tener detalles con ella, estaba un poco incómodo por todo aquello y me imagino que ella comenzó a mentirme para hacerme sentir mejor, para no hacerme sentir tan usado, lo jodido de todo es que después de una pelea ella regresaba con su mari/novio pero yo no regresaba con nadie, yo me quedaba solo con una botella de Whisky. Que cagada aquellos días..

Después de un tiempo dejó de importarme, la tildé de hipócrita y de dañada.. ella siguió con él muchos años más, después de un tiempo lo dejó pero yo pasé página y jamás volví con ella. Según me contó un día no pudo aguantar tanta hipocresía después de un tiempo, y aunque tuvo muchos amantes en todos esos años, yo fui uno de los pocos con los que también se encariñó…

“Me enamoraba de ti de a ratos”

Qué triste aquello, yo nunca he podido amar de a ratos, les confieso que ella era mi mujer perfecta en aquella época, pero tenía ese pequeño problema… era una mujer infiel y en el fondo no puedes confiar en una mujer así por más que la ames, por más que deje al marido y se case contigo, siempre tendrás esa sensación de que tal vez ella no está en el trabajo, ni está donde su madre.. que seguramente “te estará haciendo lo mismo” que hace un tiempo le hacía a su marido contigo.. ese sentimiento fue el que me ayudó a dejarla ir.. luego que pasó el amor, sentí por ella tanta lástima.

Pobre mujer, tantos años viviendo de esa forma, ¿ella pensaba en todas sus infidelidades a diario?.. es que me imagino esta escena, son las 3 am y ella como todos los mortales del mundo, se despierta a mitad de la noche sin razón aparente, mira a su marido a su lado y en ese momento.. ¿habrá pensando en mí?... ¿en todos los hombres con quienes lo había engañado?.. ¿cómo le dices te amo a una persona a la que le mentías tanto?..

A veces la veo por allí por la vida… ella me trata como a un viejo amigo y si me agarra acompañado de alguna dama de verdad, para no dar muchas explicaciones sobre el saludo afectuoso que nos damos, dejo caer con mucho desdén alguna frase vacía sobre ella..

Tenía tiempo que no la veía, ella era la novia de un pana..



lunes, marzo 23, 2015

Así comienza el Amor.


- ¿Qué tal 50 Shades of Grey? ¿La viste?
- Ni idea, me da igual. Yo amarraba a las mujeres antes de que eso fuese Mainstream.

Y ella sabía que significaba Mainstream.. y de repente comenzó a sonar Kings of Leon..

- Me gusta mucho la voz de Caleb, y con Mechanical Bull volvieron al sonido clásico de Ana Shake.

Asombrado un poco, abrí la nevera para buscar una botella de Vino y volver amena la conversa mientras comenzaba a preparar la cena.

- No amor, no quiero Vino.  A mi dame un Cuba Libre o una Cerveza.

Saqué dos Cervezas, mientras me fijaba en su hermosa sonrisa..

- Que mal como perdió el Madrid hoy, después de ese golazo por el pase de Benzema se van a dejar ganar, imposible.. y Cristiano sigue sin hacer nada.

Y yo sonriendo como un estúpido, fascinado por completo, bobo por aquella mujer..

- ¿Me puedo quitar los tacones? Estoy entaconada desde las 7 am, ¿no te molesta?

Sin tacones, con el cabello recogido, con una Cerveza en la mano y escuchando Kings of Leon mientras me contaba su día con esa sonrisa tan endemoniadamente perfecta.. y yo lelo, sólo viéndola, aguantando las ganas de comérmela a besos.

así comienza el amor... 



martes, marzo 17, 2015

11:38 PM


Mi corazón se siente satisfecho
de haberte amado y nunca poseído:
así tu amor se salva del olvido
igual que mi ternura del despecho.

Jamás te vi desnuda sobre el lecho,
ni oí tu voz muriéndose en mi oído:
así ese bien fugaz no ha convertido
un ancho amor en un placer estrecho.

Cuando el deleite suma a lo vivido
acrecentado se lo resta el pecho,
pues la ilusión se va por el sentido.

Y, en ese hacer y deshacer lo hecho,
solo un amor se salva del olvido,
y es el amor que queda insatisfecho.



lunes, marzo 16, 2015

Entre basura y restos de soledad…


Ellos se querían. Estaban totalmente enamorados. Disfrutaban abrazándose en las noches caraqueñas. Seguros de quererse, seguros de amarse tanto. Cada sobredosis de ternura era un puñal envuelto en pétalos de rosas. Los besos que se daban eran intensos besos de amor. Cálidos intercambios de aire y saliva y sinceridad, eran la acumulación de los que otros nunca hemos recibido y buscamos toda la vida. Se querían. Estaban totalmente enamorados. Las caricias de ella eran fruto de la experiencia. Los movimientos de su mano al recorrerle a él eran el resultado de muchos intentos fallidos y de muchas veces haber decolorado al príncipe azul. Al atardecer. Esos eran ella y él, mucho amor entre basura y restos de soledad. 

Se querían. Estaban totalmente enamorados. Las caricias de él eran fruto de la experiencia adquirida en mil burdeles del internet. Los movimientos indescriptibles que sus dedos dibujaban sobre su amada eran el resultado de mil vídeos de 10 minutos de duración. Al amanecer se fundían en pasión. Los juegos de lengua con que él la lamía eran maniobras mil veces practicadas en su imaginación, perfeccionadas en noches de locura junto a chicas de nombres inventados. Las cadencias respiratorias de ella no eran otra cosa que ritmos vitales igualmente perfeccionados con el paso del tiempo. Se querían. Se amaban. 

Todos estudiábamos en la misma Universidad. Ellos se conocían demasiado bien para no odiarse dulcemente. Las mentiras y las verdades. En el fondo de todas las mentiras se encontraba la gran verdad. La verdad que duele como un disparo, como un golpe en el estómago. Como el sonido de un partido de fútbol desde las gradas. Pero se querían. Estaban totalmente enamorados. Eran una pareja de esas que lleva mucho tiempo junta. Una pareja endeudada, derrotada mucho antes de llegar a los 40. Su amor era puro y perfecto. Cada noche, cuando la película tocaba a su fin, se iban a la cama. Solían hacerlo entonces, enamorados. 

Una noche decidieron ser sinceros porque ese era uno de los requisitos del amor. Una noche jugaron al juego más peligroso, el juego de la realidad, al juego de la verdad, en el que el más fuerte ganara sin que el opositor supiese que se esperaba de él. La policía encontró dos cuerpos a la mañana siguiente. Ella había ocultado su pistola bajo el colchón. Él, un cuchillo bajo la almohada. Ambos se habían herido uno al otro. La policía los encontró sonriendo, con sus rostros congelados, sonreían en medio de un baño de amor y sangre.

Entre basura y restos de soledad…