jueves, octubre 09, 2014

¿Qué estará haciendo ella?…


Hoy me llené de un poco de valor, de valentía como quien dice y llamé a mi ex y lo sé, me la paso dando consejos de “dejen ir las cosas, las relaciones, pasen página” y honestamente pensé que yo había dejado ir ese barco, que ya había pasado página, pero no es así. A veces mientras hago cualquier cosa banal y sin importancia, me pregunto para mí mismo ¿Qué estará haciendo ella?… y miren que yo he amado a muchas mujeres, pero nunca me había dado por allí… ¿Qué estará haciendo ella?…

Terminamos hace casi año y medio, ella me dejó porque le ofrecieron un trabajo en una ciudad de Venezuela que no es muy cerca de Caracas (no había escrito la razón en el blog) y aunque hay mucho amor y ese tipo de cosas, a ella no le iba el amor de lejos y menos conmigo, y a mí la agenda de trabajo no me cuadraba para irme a un pueblo los fines de semana, por lo que me lo tomé con hielo y whisky como todo un niño grande y la dejé que se fuera a buscar su éxito profesional o cualquier cosa que estuviese buscando. Esas son las peores relaciones, las que se terminan por algún factor que no es culpa de nadie o de ninguno o de los dos en este caso y hubiese sido muy egoísta de mi parte pedirle que abandonará su crecimiento profesional, el desarrollo de su carrera por un “veremos” conmigo, con nosotros y aunque creo que todavía la amo, no nos caigamos a mentiras, mañana me puedo despertar con ganas de follarme a otra mujer y voy y lo hago, ¿qué clase de seguridad, de compromiso monógamo le puedo ofrecer a una mujer?, seguramente luego de regreso a mi apartamento al terminar de follarme a cualquier fulana, entraré seguramente a una gasolinera y mientras espero para estacionar mi carro por combustible, seguramente pensaré ¿Qué estará haciendo ella?… vaya mierda..

Hoy ando con la valentía a flor de piel, pero ni de coña le pregunté si ya se había acostado con algún otro tipo, seguramente ya lo habrá hecho… pero no tuve los suficientes cojones ni para traer cercanamente el tema a acotación. Por otro lado, decidí ser sincero, honesto, cursi.. si.. muy cursi y muy intenso. En nuestra relación ella siempre fue el hombre, que iba por mi vida sin decirme que me extrañaba y yo siempre fui la mujer, que le decía que la amaba con locura a cada rato, fui cursi y muy mal intenso, pero un tipo mal intenso bien, de esos que aman con locura, no me mal interpreten, siempre fui un cursi que la halaba de los cabellos y le hacia el amor en el ascensor antes de llegar a nuestro piso en mi edificio. Un cursi que sabe cómo dar nalgadas.. así era yo. Siempre jugábamos a  “ayúdame a abrir la puerta” que consistía en qué ella me tenía que hacer sexo oral en el pasillo, allí corriendo el riesgo que saliera algún vecino o que llegará alguna persona para yo poder abrir la puerta, a ver, cómo les explico, naahh mejor inventen ustedes sus propios juegos.

Y comencé la avalancha de cursilería y mal intensidades con un Te Extraño… así comencé todo, y ella se quedó callada y tuve que soltar palabra tras palabra:

- Odio las madrugadas cuando me despierto pensando en ti.
- Quiero ir a verte.. quiero besarte… quiero que tu cuerpo sea mío de nuevo.
- Pienso en ti más de lo que debería  y el sólo pensar en que te perdí, algunos días me vuelve loco.

Y ella, claro que cambió el tema apenas respondió algo, comenzó a hablarme de su trabajo y a preguntar por el mío, pero nada, yo tenía mi objetivo claro y preciso, bueno realmente la llamé porque necesitaba escuchar su voz, esas ganas enfermas de verla fueron la respuesta a su voz en el teléfono, por más que ella cambió el tema, siempre volví al mismo sitio.

- Quiero ir a verte, dime que sí.. 
- Ni tú misma sabes si lo nuestro funcionaría a distancia un tiempo mientras le buscamos la solución a lo de nuestros empleos.
- Puedo ir a verte seguido (digamos que mi agenda de trabajo anda un poco desocupada).

Hasta le reclamé ese día que estaba jugando póker y ella estaba medio borracha y me comenzó a escribir, le dije despectivamente “si me vas a decir que me extrañas, no me lo digas borracha.. dímelo ahorita..” y ella sólo me dijo “cállate, que los borrachos dicen la verdad”. Y por supuesto cambió el tema de nuevo y no tengo ni idea en que momento de lo nuestro ella se convenció que si lo intentamos, y no funciona ella me dará de nuevo una patada por el culo y eso “me lastimará” y que ella “no quiere hacerme daño” baahh bullshit, seguramente si me deje de nuevo y me lastime, ¿pero saben qué jode más que eso? Jode más que eso:

- Los celos: me jode la vida imaginarme que otro tipo la desnude y se lo haga en algún ascensor, en alguna cocina, en alguna cama.. que le quite así sea el suéter encima de la blusa, eso me jode el día de una manera que no se imaginan.
- La costumbre: me jode la vida ver como su vida siguió como si nada, conseguí un nuevo trabajo y mandé para el coño a mi novio pero normal, me veo hermosa en tacones y que se joda el mundo. Maldita sea con las mujeres.
- La distancia: lo que no quiero es perderla definitivamente, pero estoy claro que eso del amor de lejos es una putada de mierda, estuve una vez allí y no me fue bien, amar de lejos es mucho Whatspp y mucho Skype.
- La preguntar esa: me jode, andar con una mujer mil veces más atractiva que ella, que viva a 5 minutos de mi apartamento en moto y preguntarme mientras le veo las tetas ¿Qué estará haciendo ella? esto sí que me jode la vida, me revienta los cojones, malvada sea todo.

Punto para la causa, ella misma tocó el tema de que a veces cuando “busca algo” se topa con mis cartas (si, hombres del mundo, manden cartas, de puño y letra, es cursi pero miren cómo funciona el karma) y que no puede dejar de leerlas, que cuando eso pasa, cito textualmente: “tú siempre me enredas la vida y los pensamientos”, yes!! punto para Myself, aunque inmediatamente cambió el tema magistralmente para que no siguiera por ese camino. Eso es lo malo de enamorarse de mujeres inteligentes…suelen ser hábiles, manipuladoras y astutas.

En conclusión, así se fue una hora de conversación por teléfono, le pregunté si quería que la fuera a ver y cuando no pudo cambiar más el tema comenzó a responder “no sé” y para usted amigo lector, un no sé de una mujer es el cielo, porque no quiere decir que no, pero no te quiere decir que si de una vez por el simple hecho de que es mujer y no te dará la razón ni hará lo que tú quieras de una manera sencilla. Mi plan para estos días es escribirle a diario y decirle cosas tipo: déjame ir a verte, se nos va a ir la vida tú ignorándome a mí y te juro que mi perseverancia puede más que tu desdén..

Y el viernes tenía una cita para follar con cierta locutora que me llama la atención, pero creo que no estoy en condiciones óptimas para quitarle la ropa a ninguna tipa con tetas operadas y aires de perra hipster, tendré que fingir Ébola o Chikungunya, es que no quiero llegar a ese punto donde la tendré en 4, con una mano en sus nalgas y otra en sus cabellos y de repente como si nada, preguntarme...

¿Qué estará haciendo ella?



1 comentarios:

Karla Suzet dijo...

Esta historia me suena... ;)