sábado, abril 04, 2015

Ella era la novia de un pana..


Salir con una mujer casada nunca termina bien, menos cuando se encariñan la mujer casada y el hombre amante, es como cuando eres niño y se te antoja el juguete del vecino. Hay un juguete que le envidié al vecino tantos años y en una relación de este tipo lo peor no es ser el  hombre engañado sino ser el amante enamorado.

Él y ella tenían 9 años juntos, ella pensaba que él era el hombre de su vida pero ella también tenía mucha curiosidad del mundo, primero comenzamos con besos, luego con cama una vez al mes y luego con cama dos veces por semana y estoy seguro que ella cuando llegaba a su casa sentía culpa, pero la curiosidad era mucho más poderosa y no importaba lo reciproco que era nuestra relación, ella siempre regresaba al otro día con él… siempre regresaba.

Lo jodido de todo fue cuando ella también comenzó a mentirme, las mentiras comenzaron cuando empecé a tener detalles con ella, estaba un poco incómodo por todo aquello y me imagino que ella comenzó a mentirme para hacerme sentir mejor, para no hacerme sentir tan usado, lo jodido de todo es que después de una pelea ella regresaba con su mari/novio pero yo no regresaba con nadie, yo me quedaba solo con una botella de Whisky. Que cagada aquellos días..

Después de un tiempo dejó de importarme, la tildé de hipócrita y de dañada.. ella siguió con él muchos años más, después de un tiempo lo dejó pero yo pasé página y jamás volví con ella. Según me contó un día no pudo aguantar tanta hipocresía después de un tiempo, y aunque tuvo muchos amantes en todos esos años, yo fui uno de los pocos con los que también se encariñó…

“Me enamoraba de ti de a ratos”

Qué triste aquello, yo nunca he podido amar de a ratos, les confieso que ella era mi mujer perfecta en aquella época, pero tenía ese pequeño problema… era una mujer infiel y en el fondo no puedes confiar en una mujer así por más que la ames, por más que deje al marido y se case contigo, siempre tendrás esa sensación de que tal vez ella no está en el trabajo, ni está donde su madre.. que seguramente “te estará haciendo lo mismo” que hace un tiempo le hacía a su marido contigo.. ese sentimiento fue el que me ayudó a dejarla ir.. luego que pasó el amor, sentí por ella tanta lástima.

Pobre mujer, tantos años viviendo de esa forma, ¿ella pensaba en todas sus infidelidades a diario?.. es que me imagino esta escena, son las 3 am y ella como todos los mortales del mundo, se despierta a mitad de la noche sin razón aparente, mira a su marido a su lado y en ese momento.. ¿habrá pensando en mí?... ¿en todos los hombres con quienes lo había engañado?.. ¿cómo le dices te amo a una persona a la que le mentías tanto?..

A veces la veo por allí por la vida… ella me trata como a un viejo amigo y si me agarra acompañado de alguna dama de verdad, para no dar muchas explicaciones sobre el saludo afectuoso que nos damos, dejo caer con mucho desdén alguna frase vacía sobre ella..

Tenía tiempo que no la veía, ella era la novia de un pana..



4 comentarios:

Dai Valeria dijo...

"lo peor no es ser el hombre engañado sino ser el amante enamorado"... frase perfectamente aplicable de la misma forma, si eres mujer... y estoy totalmente de acuerdo con eso.

Oriana Rivas dijo...

Como anillo al dedo con mi historia. Excelente Myself, como siempre.

Anónimo dijo...

¿Seguro que es lo peor? ¿Por qué los amantes siempre tienen ese tupé de creer que son los que mas sufren en esas situaciones?.
Me gustaría saber si en algún momento se detienen a pensar de verdad en lo que podría sentir la pareja engañada, no de a ratos.
No he vivido esa experiencia, se muy bien que se siente ser engañada por tu pareja, duele arrechamente.

¿Sufre más aquella persona que se mete con una persona que esta en una relación o en un matrimonio, consciente de que es así? Y se enamoran sabiendo eso, pero como tu dices, si llegasen a terminar con esa persona solo vivirían con la espina de que "me podría hacer lo mismo". ¿No es un poco contradictorio?.

No digo que el amante enamorado no sufra, pero tener el tupé de decir que es el que más sufre, es una verdadera burla.

Lamento si caigo en mal intensidades. Pero en realidad, duele mucho y te destruye la confianza por unos buenos años el que tu pareja te sea infiel. No creo que sea el amante la persona que mas sufre, definitivamente no.

Nive G. dijo...

irónico, irónico, irónico....