jueves, septiembre 17, 2015

Después del sexto día..


Dios creó los cielos y la tierra. "Los Cielos" se refería a todo más allá de la tierra, el espacio ultraterrestre. La tierra estaba pero no formada de alguna manera específica, aunque el agua estaba presente. Dios luego da a la luz su existencia. A continuación, Él separó la luz de las tinieblas y nombró a la luz "Día" y las tinieblas "Noche". Esta obra creativa sucedió de la noche hasta la mañana y fue un día y en ese preciso momento, yo la conocí a ella, y sin dudarlo ni un momento, simplemente caí en el amor y me enamoré de aquella mujer… un amor a primera vista largo y profundo y todo eso paso en el primer día, en la mismísima creación de todo ya estaba yo enamorado como un loco de ella..

En el día Dos.. Dios creó el cielo. El cielo formó una barrera entre el agua sobre la superficie y la humedad en el aire. En ese momento la tierra tuvo una atmósfera. Esa obra creativa sucedió en un día, ese mismo día después de que ella y yo hicimos el amor, ella tal vez por miedo o por remordimiento o por algo que nunca podré saber, simplemente me dejó… y así me quedé solo. Éramos el día y la noche, el cielo, el agua, la luz.. Dios, mi soledad, mi despecho y yo y todo eso fue lo que sucedió realmente en el día dos..

En el día Tres.. Dios creó la tierra seca. Continentes e islas por encima del agua. Los grandes cuerpos de agua los llamó "Mares" y lo seco lo llamó "Tierra". Dios declaró que todo aquello era bueno y yo allí, viendo todo y pensando en ella sin saber a ciencia cierta lo que era bueno o malo, lo que era estar enamorado sin ser correspondido.. y Dios creó toda la vida vegetal aquel día, tanto grandes como pequeñas. Él creó toda esa vida para ser autosuficiente; las plantas con la capacidad de reproducirse. Las plantas fueron creadas en gran diversidad. La tierra era verde y llena de vida vegetal. Dios declaró que ese trabajo también era bueno. Esa obra creativa le tomó un día y ahora todo era verde y bonito y aunque el paisaje era deslumbrante, nada se comparaba con su cuerpo desnudo a mi lado, fue un día bonito pero sin ella sólo fue un día más y pensar que no tuve alegrías en el día tres…

En el día Cuatro.. Dios creó todas las estrellas y los cuerpos celestes y ya yo los conocía (mis estrellas fueron sus pecas) y aunque las de Dios eran hermosas, mis favoritas seguían siendo las de ella. Dios hizo mover las estrellas y el movimiento de estas ayudarían al hombre a registrar el tiempo. Dos grandes cuerpos celestes fueron hechos en relación con la tierra. El primero fue el sol que es la principal fuente de luz y la luna que reflejaba la luz del sol. El movimiento de estos cuerpos diferenciaba el día de la noche. Este trabajo también fue declarado bueno por Dios. Esa obra creativa le tomó un día y ya eran dos días sin ella, sin sus pecas, sin sus besos, si poder hundir mi boca en sus fuentes y tomar con mis manos sus dos cuerpos celestes y la noche era tan deslumbrante pero tan triste para mí y así fue el día cuatro.. con unas estrellas en el cielo, pero no las que deseaba.

En el día Cinco.. Dios creó toda la vida que vive en el agua. Toda vida de todo tipo que vive en el agua se hizo en ese momento. Dios también creó todos los pájaros. Todas estas criaturas fueron hechas con la capacidad de perpetuar su especie por reproducción. Las criaturas hechas en el día cinco fueron las primeras criaturas bendecidas por Dios. Dios declaró buena esa obra, y todo ocurrió en un día… y viajé por todas las aguas, por todos los mares y aunque pude tener a muchas sirenas, ninguna era tan hermosa como ella… el día cinco la busqué por todos los continentes, por todas las aguas y no la encontré... el mundo era tan grande y tan insípido sin un amor correspondido, que miserable fue mi búsqueda y todo eso sucedió en el día cinco.

En el día Seis.. Dios creó todas las criaturas que viven en tierra firme. Esto incluyó todo tipo de criatura no incluido en los días anteriores y el hombre. Dios declaró buena esa obra. Dios hizo a el hombre, y el hombre fue hecho a la imagen de Dios y en cierto modo un poco parecido a mí y lo llamó Adán, aunque él no sabía lo que era amar y no ser correspondido, amar y perder a tu amada, en cierto modo era un poco parecido a mi. La obra creadora de Dios se completó al final del sexto día. Todo el universo en toda su belleza y perfección fue formado totalmente en seis días. Y mi tristeza y yo y Dios al no querer que Adán se sintiera tan solo como este servidor, creó a una mujer de su costilla y la llamo Eva, y Adán tenía a su mujer, a su compañera, aunque no tan hermosa como la mía pero era su mujer y ella a pesar de todo no lo abandonó… y así nos sentamos Dios y yo a ver el amor de Adán y el amor de Eva y con tanta melancolía para no decir envidia, me alegré por ellos…. Y en ese momento Dios se compadeció de mí y la hizo regresar, de nuevo estábamos ella y yo agarrados de la mano y a lo lejos, Adán amando a Eva y la tierra verde y la Luna en el cielo lleno de estrellas..y de nuevo mi amada entre mis brazos, de nuevo su aroma robándome el oxigeno y de esa manera terminaba el día seis..

En el día Siete.. Dios descansó. Esto de ninguna manera indicaba que estaba cansado de sus esfuerzos, sólo que el mundo parecía perfecto y la creación estaba completa. Todo en su puesto, cada quien con su cada cual y ella había regresado, pero ya no era lo mismo… ella regresó porque Dios la obligó pero nunca porque en realidad me extrañó o porque tenía ganas de estar conmigo, ganas de mi, ganas de mi amor.. y después de un rato ella confesó que había estado con otro en esos días y aunque había vuelto, no era mía, no era la misma... y los celos, la impotencia y otro montón de cosas que describirlas no vienen al caso hicieron que en un suspiro se destruyera todo aquello que yo por ella sentía, me hicieron dejarla allá en el paraíso y no recordarla más nunca…

Y todo eso pasó después del sexto día..



1 comentarios:

Katherin Castillo dijo...

me traslade a aquel momento, a aquel lugar... wow!! fue realmente hermoso, me ha encantado.