lunes, octubre 11, 2010

come on..

y allí estaba yo, en aquella fiesta de hombres, despidiendo a uno de los suyos que se lanzaba al abismo del matrimonio, viendo stripper en todos lados y mis amigos locos en la lujuria de aquel sitio y yo en una esquina, muy alejado de todo lo Sodoma y Gomorra del ambiente.. simplemente pensando en ti..seguramente tu cuello me envolverá en un aroma tibio como los de dolce y gabbana..

y paso la semana de una manera muy imprecisa y entre la mudanza a mi nuevo piso y las cosas de la oficina y nuestro juego de niñitos … espere a que llegara el fin de semana para terminar de mover las cajas y tomar un trago en aquella fiesta de la tribu, donde uno de los suyos, de los míos.. se iba aventuradamente hacia los brazos del matrimonio y si.. estaba demasiado distraído por tu manera casual de ignorarme y por tu “No” a mi propuesta inocente de que saliéramos por allí.. por la ciudad, aquel dia por la tarde.. es que creía que al llegar la fiesta y salir con mis amigos, volvería a lo real y a lo palpable de la vida y respiraría algo nuevo que no fuera aquello, lo efímero que tengo contigo.

… delante de mí, una mujer físicamente perfecta con un tatuaje ubicado geográficamente exacto en el sitio donde cualquier hombre moriría del morbo solamente de verla, movía su cuerpo al son del ritmo sensual del club, y todos los hombres del lugar la seguían con la mirada a ella y a su perfecto trasero y yo… divagando pensamientos sobre si tu y tú cuerpo tenso y suave se sabrán mover al ritmo de las ondas del sonido de esa clase de música..

y me aburrí, de aquel sitio, de las fulanas y de toda esa fiesta y regrese a mi nuevo apartamento como a las 2am, revise los sitios habituales, las esquinas virtuales y mi celular.. a ver si sabían algo de ti, pero dormías.. me serví un trago seco de tequila que es lo único que tenia a la mano y seguí pensando en tu falta de interés y en tu negativa y en tu manera sutil de buscarme por la vía de las disyuntivas y llegue a la sana conclusión, que tal vez me muera por besar todo tu cuerpo..

… pero no pienso decírtelo en lo absoluto.



y tampoco pienso invitarte a salir de nuevo, hasta que tu lo hagas.



3 comentarios:

Beatriz Portinari dijo...

Entonces habrá que invitarte a salir y ser lo suficientemente creativa esta vez...

Victoria B. dijo...

Y con posts de total sensiblidad como estos es que me no encuento sentido cuando leo otra clase de entradas tuyas.
¡Pero buenisimo!
Btw, Myself, no seas orgulloso, que a las mujeres no nos gusta invitar a un hombre a salir.

Anónimo dijo...

Yo no te invitaría... asi muriera de ganas.... (mejor me las arreglaría para que me volvieras a invitar tú).

Elisa.