lunes, diciembre 06, 2010

lamento..

y érase una tarde cuando
asomado a la ventana
sentí como una triste lágrima
jugueteaba alegre en mi mejilla

desinhibida quiso decirme
cuanta pena le daba
privar a mis ojos de tu vista
sin remedios y sin remordimientos

que de besos y la ilusión nuestra
para descubrir qué esconde tu malicia
y seguir ese mágico camino
tan seguro como respiro
que detrás de todo tu cambio
se esconde toda mi vida

y ojala pudiera.. regresar a la infancia
donde todo se vive de nuevo
los días duran más que ahora
y donde mi caos de sentimientos
no suponen ningún desconcierto
y que el simple hecho de no verte nunca
no me importe en lo absoluto


2 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que te importa que jode...

Besitos

Yop!!!

Yeni! dijo...

Tiempos que no volverán...