domingo, marzo 06, 2011

algunos cuentan corderos..

y nos acostamos temprano, pasar todo el día en la playa no es nada fácil, pero el insomnio y las malas costumbres me hicieron despertar cerca de la 1:00am, un vaso de agua y un sándwich de peanut butter y jamón y el canal de noticias por un rato me dieron la bienvenida a una madrugada como muchas otras, sin una pizca de sueño y con una mujer hermosa en mi cama..

divagué por todo el apartamento como quien busca a sus propios demonios, unas páginas de mi libro del mes, algunos abdominales y algo más de una hora viendo 13 Tzameti y llegaron las 3am y que misteriosa es la noche cuando pasa lentamente y no hay luna y las estrellas de vacaciones y los despechos con el día libre y un vaso de whisky a medio llenar y música suave y nada de sueño...

y es de mala educación, dejar a una mujer por más de dos horas sola en una cama y tomé posición en mi campo de batalla pero sin mandar a guerra a mis ejércitos, allí en mi cama y simplemente miré el techo en espera de morfeo, examine mi día, el sol, la arena y tu cuerpo escultural dentro de aquel traje de baño floreado entre azul y lila…y de lo besos sinceros como si somos pareja de hace años, en esos lugares a nadie le importa los secretos o las Historias, éramos hoy… tú y yo en aquella playa y en la noche en esta cama tú muy dormida y yo muy despierto.

algunos miran el techo o simplemente cuentan corderos para conseguir el sueño, yo por mi parte, bajé un poco las sabanas y miré con detalle toda tu espalda, raspé mi barba por todo aquel paraíso de piel y tú dormida.. muy dormida, ignorando mi llamado a las armas. tan apacible, pacífica y pasiva.. inmutada por completo ante miradas de deseo inocentemente planeadas, algunos cuentan corderos y comencé a contar tus pecas, una a una.. las besé con detenimiento a cada una de ellas para que no naciera la envidia por alguna no besada, rocé tus senos con mi mano ociosa y seguí raspando con mi barba… toda tu espalda..

abre las piernas mujer.. y deja a mis dedos exploradores... explorar y despierta de una vez!! que se me acaban tus pecas y necesito más centímetros en tu espalda, regálame el placer de pasar mi lengua por aquel rincón tan placentero que tienes cerca de tus oídos… déjame morder todo lo que puede ser mordido y que se esperé morfeo porque estoy ocupado y que sabor tan exquisito el de tus pecas y que morbo me explota al besarte entre dormida y despierta… y era hora que tus piernas se abrieran y me despejaras tu pista de aterrizaje y en momentos como estos, mi pasión es muy rápida para que sigas durmiendo… y tú tan de ventipocos y tus besos tan enviciadores, como si mi boca te conociera desde la escuela..

y te dormiste de nuevo… esta vez desnuda pero te dormiste de nuevo, y allí me encontré yo de nuevo sin sueño…. y que algunos miren el techo o cuenten corderos..

que yo seguiré..con las pecas y tu espalda..


4 comentarios:

Angela dijo...

Yo estoy segura de que si la distancia no fuese la protagonista de mi historia de amor, unas cuantas noches a la semana tendría un despertar de ese tipo, si, un despertar...

Dai dijo...

Esta Historia me dejó un buen sabor en la boca... tan rico...

Saludos señorito.

Laurelle dijo...

Ah, siempre encuentras la manera de que tu historias sean mas que historias...
yo no cuento corderos pero si cada latido de corazon de quien me acompaña esos momentos...

Magenta Girl dijo...

Me gusta coleccionar noches así...

Y lamento cuando no logro despertar..