martes, noviembre 30, 2010

ja!..

y la conocí por allí, por las calles de las aceras de las esquinas de la ciudad de ella y de la ciudad mía y fue extraño, pero simplemente me dejé llevar y es que… ja!..

hermosa, independiente y sexy, son las tres palabras que venían a mi mente una y otra vez los primeros días de aquello y lo otro era “cómo no tiene novio” es que me parecía extraño, tan hermosa y tan todo y nada, ni un hombre.. solo ella y yo.. ja!..

y me emocioné, es que.. eran sus ojos azules y el sabor a melocotón de cada uno de sus pezones y es que… hasta el olorcito mentiroso que escapaba detrás de su oreja, era algo sumamente apoteósico, como… embriagante y ella me regaló un montón de expectativas.. ja!..

llegó su cumpleaños, un día de lluvia como lo fue hoy y todo estaba listo, la mesa en parís y la opera en londres y hasta mi look todo bohemio combinaba a la perfección con cada uno de sus rojos cabellos, es cierto.. lo peor de todo es la comparación de mis expectativas con su realidad.. ja!..

y fue muy summer finn ella y ese día desapareció, normal pensé.. la vida es una mierda y regalé las entradas a la opera y me emborraché en parís y su realidad de mis expectativas fue un novio de 4 años importado de Alemania, lo conoció en un viaje de mochilas por Europa y desde entonces, el tipo viene cada 6 meses a acostarse con ella y a costearle todos sus lujos, le montó un negocio y seguramente pagó para que cada centímetro de piel de esa mujer fuera absolutamente perfecto… ja!..

vino ella días después con toda la mierda esa que sale de la conversación de “pero podemos ser amiguitos” y es que.. no me molesta el sexo sin compromiso o el amiguismo con derecho, mi problema fue su realidad y mis expectativas… y pensar que todo aquel sabor a melocotón resulto ser, baba y saliva del alemán.. ja..!

la deje a un lado, ignorando sus “me tienes abandonada”.. es que.. era lógico que una mujer como ella tuviere a otro hombre, otro hombre con muchos años en su vida..

YO LO SOSPECHÉ!!

pero preferí hacerme el pendejo y creer en la perfección del todo, de que mi manos hacían buen juego con sus caderas y nunca pregunté de dónde salió el apartamento de lujo y el carro del año... ja!... qué pendejo.


… es que me ilusioné, qué pendejo fui.


6 comentarios:

Myself dijo...

Grandes expectativas - grandes decepciones.

Oriette D'Angelo dijo...

"la comparación de mis expectativas con su realidad"

Excelente post!! Esa frase es sencillamente perfecta!

Saludoos

JFL dijo...

Historia de amor tormentosa la que narras, pero mas frecuente de lo que pensamos; que uno no espere del otro lo mismo es algo que pasa.
Me gusto tu blog, volveré.

José Daniel Silva dijo...

"...todo aquel sabor a melocotón resulto ser, baba y saliva del alemán", esa es LA FRASE. Jajaja, que triste son ese tipo de decepciones pero es que, era medio sospechoso todo eso en ella... Te pasaste de confiado.

Fina la historia, saludos.

Lucia D dijo...

Muy bien post. No te des mala vida! Suele pasar. Caer por pendejos supongo que nos ayuda a ser más duros... No? Besos! De verdad me encanto el post.

Anónimo dijo...

:O Excelente post, me hiciste recordar esa canción de salsa: Casi perfecta de Michael Stuart.
saludos