lunes, octubre 26, 2015

Confesiones #3 ... mujeres paranoicas..


- Un día me estaba bañando, salí rápido, para mi sorpresa la encontré revisando mi billetera, estaba “buscando alguna pista, por si escondías algo…” mmm… 

- Siempre que le decía que estaba trabajando y eran pasadas las 5 de la tarde, llamaba a mi oficina o pasaba “a llevarme un café”.. quería saber si era verdad que ahí estaba..

- Un día mientras chateábamos, le conté que estaba de camino a un restaurante, iba a llevar a mi madre a almorzar, a la hora ella se apareció en el restaurante “para conocer a mi mamá..” mmm…

- Recuerdo aquella vez que le comenté a esa mujer que era la noche de chicos, póker y demás y ella pasó a golpe de medía noche, para ver si era verdad.. porque eso de “noche de póker” sólo pasa en la series de televisión gringas..

- Aquellos días cuando tenía aquel trabajo en el cual el horario laboral siempre era hasta pasadas las 9 pm. Recuerdo aquel día cuando la descubrí estacionada afuera del estacionamiento, esperando que yo saliera con mi moto, porque “ningún hombre trabaja tanto..”

- También no podemos olvidar aquella mujer, que era Abogada y cogió mi Nº de Identificación para saber si yo era casado o divorciados o con hijos o con antecedentes penales, porque “es imposible que un hombre como tú siga soltero así sin más”..

- Nunca falta la inadecuada que revisa el celular para buscar mensajes o fotos.. “seguro te pasas el día hablando con putas”... nunca falta la inadecuada..

- Cuando era joven en mis primeros años de universidad, tenía esta extraña amistad con una de mis mejores amigas, tanta era mi flojera que ella se llevaba mis cuadernos y me los traía al otro día, ella tenía carro y yo no, yo tenía demasiada pereza.. Bueno, en esa época salí con una mujer la cuál fue a control de estudios para ver si era cierto que yo estudiaba aquella carrera en aquella universidad porque “nunca tienes cuadernos, nunca te veo estudiando”…. Tampoco me creía que le prestaba el carnet de la universidad a un amigo para que se hiciera pasar por mi y pudiera comer en el comedor gratis..

- Otra de ellas, un día muy molesta me dijo “el otro día en la gaveta habían 5 condones, ahora sólo hay 2… ¿con qué puta te andas acostando?” nunca aceptó la explicación de que tengo hermanos y primos menores, y ellos me roban los condones, se ponen mi ropa, usan mis cosas… hoy día lo siguen haciendo.. En fin, ella me contaba los condones, y los marcaba con un marcador, con un punto por un lado sin que yo me diera cuenta “por si los reponía”..

- Esta chica me preguntó mi edad hace poco, le dije “32” por costumbre, cumplí años hace menos de tres meses.. en fin, ella me buscó en el sistema del banco donde trabaja (seguramente también revisó mis finanzas) y muy indignada me llamó “me mentiste, tienes 33 y no 32.. ¿en qué otras cosas me haz mentido?”.. ¿en serio?... no me jodas mujer, anda a comer mierda.…

mi tolerancia es muy baja a tanta demencia femenina, a todas ellas no les atendí el teléfono nunca más..

En serio, ya no les tengo paciencia..



2 comentarios:

Anónimo dijo...

esas tristes mujeres han perdido su rumbo

Carol Grimaldo dijo...

no todas somos asi, algunas lo son por alguna decepcion o etc... pero las que son fregonas de puro gusto¡DIOS! si que tienen problemas...