martes, marzo 25, 2014

Cosas qué no tienen mucho sentido

  • Cosas pendientes que no hicimos.
  • Frases que faltan por decir, de tu parte claro. Yo ya dije todo.
  • Cosas que faltan por sentir, de nuevo de tu parte claro. Ya yo no sé ni qué sentir.
  • Preguntas que nunca hiciste, tal vez no cambiarían nada. Pero debiste hacerlas.
  • Tu corte de cabello. Me gustaba más largo, aunque ahora también me gusta corto.
  • Mis esperanzas intactas, de que volveremos. Lo digo en voz alta y me imagino a un auditorio riéndose de mi. Todos desnudos claro, para que me de menos vergüenza pero igual, burlándose de mi.
  • Los jueves en la mañana. Los jueves en la mañana no tienen razón de ser.
  • Tus respuestas aparentemente definitivas, sobre lo que según tú “siempre fuiste clara conmigo, en lo que sentías”. Maldita, si vivíamos en esa cama amándonos los dos y tú y nuestros planes, hechos por ti claro está, pero veo que no eran conmigo. 
  • La mezcla entre lo que “quiero” y lo que quiero en realidad. Por mujeres como tú es que algunos hombres sufren de la crisis de la mediana edad o la crisis de los treinta o cualquier otra crisis que justifique salir con niñas de 20 años y comprar motos de alta cilindrada.
  • Las cosas que esperas que te diga o que haga, de las cuales no tengo ni idea. Si fuese adivino, no estaríamos separados o mejor aún, estaría en un casino en lugar de estar aquí escribiendo de ti más no contigo.
  • Preguntarme todos los días si ya te acostaste con otro. Algo de mi piensa “no puede ser tan puta, sigue siendo tuya Myself”… pero las estadísticas apuntan a que una mujer guapa, soltera y exitosa puede tener sexo del mismo Jesucristo en persona si le da la gana.
  • Mensajes de texto en las madrugadas. Hace rato, hace rato no, exactamente a las 11:09 PM del Martes 25 de Marzo del 2014 te escribí:  “tienes ya un postgrado en pasar de mi por completo” y me respondiste sólo “¿?¿”.. si serás desgraciada. ¿Cómo vas sólo a responder eso?. Y no dije más nada, y te aseguró que tú tampoco dirás algo más.
  • Luego de escribir la línea de arriba ya son las 11:16 PM y te voy a escribir “te extraño”… Si soy un arrastrado, lo sé, pero soy el colmo en eso que dice “en la guerra dispara hasta el último cartucho”.
  • 11:20 PM el mensaje tiene la popular R de recibido en el blackberry, no dices nada, estoy a punto de entrar en modo vikingo y decirte cualquier barbaridad ofensiva, para qué me digas que soy un inmaduro y te vanaglories que la mejor decisión de tu vida fue haber terminado conmigo.
  • 11:25 PM me follaría a tu hermana si no estuviese casada, sólo para que me ignoraras con razón y con gusto.
  • 11:40 PM es cierto eso que dicen, que por más que mires el teléfono eso necesariamente no lo hará sonar. 

Es increíble cómo algo que comienza siendo una prueba de qué te extraño tanto, termina siendo una prueba contundente de que..

Te estoy empezando a agarrar un poco de arrechera. 



0 comentarios: