domingo, marzo 16, 2014

Velocidad


Quiero caminar más lento, quiero vivir más lento, quiero pensar más lento. Y no quiero muchas prisas ¿para qué? Ahora sólo quiero bajar la velocidad y andar despacio. Quiero frenar la velocidad y tomas las pausas que me dé la gana. Y continuar, pero lentamente… Conocer al amor de mi vida, sin mucho tapujo, caminar poco a poco y besar sin mucha prisa, sin remordimiento, sin recordar a otras y más importante.. sin despechos.

Quiero devorarme la percepción que da la lentitud ¿por qué subestiman a la lentitud? Quiero perder el tiempo y a veces hasta derrocharlo por completo, quiero vivir un minuto como una eternidad y pasar una hora en un solo beso. Quiero moverme con ligereza y derrotar la indiferencia de las personas que van por la vida corriendo. Quiero tirarme en el piso, grama o alfombra cada vez que me provoque, cada vez que me dé la gana y mirar el cielo o el techo así sin más…sin dar explicaciones y sin que me importe que el resto del mundo piense que ando un poco loco.

Quiero tener un compás más pausado, más frenado, dejar de ser agresivo y ser un poco paciente y no desnudarlas el primer día. Quiero ser un hombre más lento, un poco más gafo, más tímido, menos exitoso y más normal; un hombre sin urgencias, sin inmediateces, sin apuros y aprender a dormir 10 horas diarias aunque sea los fines de semana. Quiero que los minutos sean mis aliados y no mis enemigos. Quiero suspirar y pensar en banalidades que no tengan que ver con dinero ni con mujeres, como piensan los niños.

Quiero aprender a vivir lento, vivir a mi propio ritmo.



2 comentarios:

anny dijo...

Cuando nos acostumbramos a vivir a cierto ritmo es dificil bajar la velocidad e intensidad de lo que hacemos o sentimos. Haaaaa y suerte con eso de recordar sin despechos, llevo 2 a>os en eso.. Saludos MS

jordim dijo...

Encontrar el propio ritmo es importante.